Hemen zaude: Hasiera Hemeroteka Danza y magia en el Arriaga con Yebra y Kucheruk

Dokumentuaren akzioak

Danza y magia en el Arriaga con Yebra y Kucheruk

'El Cascanueces' al teatro bilbaino

Egilea
Araitz Garmendia
Komunikabidea
Deia
Mota
Albistea
Data
2011/12/24
Lotura
Deia

DIARIAMENTE me vuelvo cada vez más afinado a mi tarea", escribió Tchaikowsky mientras componía el ballet El Cascanueces. Lo hizo para el coreógrafo francés Marius Petipa y no imaginó que, 120 años después de plasmar estas palabras en papel, la obra que estaba concibiendo su mente sería contemplada por millones de personas cada Navidad, convirtiéndose en una de las grandes piezas de la danza clásica.

El bailarín bilbaino Igor Yebra, volverá a calzarse las zapatillas de ballet y a ser uno de los protagonistas de esta obra consagrada que abre la temporada de 2012 del Teatro Arriaga. Será el 4 de enero a las 20.00 horas cuando dé comienzo una función que permanecerá hasta el día 8 de ese mismo mes. Así, entre gnomos, hadas, ratones y muñecas, Yebra presentará un espectáculo por el que ha apostado fuerte. "Aquí es donde me he sentido querido, por eso también es donde más arriesgo", dijo el bailarín. Esta vez se lanza con una obra que se concibió "para que viniera gente joven", según explicó ayer en el teatro bilbaino. Yebra es uno de los bailarines principales del Ballet de la Ópera de Burdeos y en esta ocasión también subirá al escenario junto a su compañera y primera bailarina compañía francesa de danza, Oxana Kucheruk, la cual ha recibido varios premios a lo largo de su carrera, como el Zafiro de Oro de Rusia en 2005 o el Primer Premio IX Concurso Internacional de Moscu 2001. Según el bailarín, que interpretará al personaje de Drosselmeyer, la versión que se ofrecerá en el Arriaga será fiel a la obra ideada por Petipa, pero más reducida para adaptarse un público más familiar.

Sin novedades No habrá demasiadas novedades porque, tal y como afirmó el bailarín, "está todo inventado y todo hecho, y más en este tipo de obras de ballet". "La novedad principal es hacerlo más reducido e ir a la esencia de la danza para, de ese modo, hacerlo más ameno", concluyó, y remató asegurando que "la obra que se verá en Bilbao va montada sobre la estructura coreográfica creada por Petipa". Será una puesta en escena en la que participarán más de 70 jóvenes promesas vascas de la danza, con la colaboración de un grupo de profesionales muy próximos a él y alumnos y exalumnos de su escuela de danza, en las seis funciones que ofrecerá el Arriaga de este clásico. Los participantes llevan trabajando meses para este espectáculo y Yebra resaltó su esfuerzo y su talento. "Se han comprometido para hacer realidad un sueño", explicó el bailarín, que vuelve al primer gran escenario que pisó como amateur y como profesional siendo pupilo de Víctor Ullate. Junto a Yebra (Drosselmeyer) y Kucheruk (Madre de Clara), bailarán los roles principales Saioa Vivanco (Clara), Aitor Galende (Cascanueces), Beñat Urrutia (Rey Ratón) y Ane Barrio (Hada).

un clásico Yebra señaló que en Burdeos se ofrece esta obra cada dos años y "siempre está el teatro abarrotado de público". Por ello, agregó que es una tradición que le gustaría que "también pudiese arraigar" en Bilbao. La pieza nació en diciembre de 1892 en el Teatro Maryuinsky de San Petesburgo y se alzó como una de las grandes obras de la danza desde el comienzo. La historia se inicia una noche de Navidad, cuando el personaje de Drosselmeyer llega a casa de Clara, que espera abrir los regalos de este misterioso personaje. Drosselmeyer le entrega a Clara un cascanueces. Cuando la protagonista se queda dormida, Drosselmeyer convierte su sueño en un mundo mágico donde un ejército de ratones, con el Rey Ratón a la cabeza, atacan a Clara para quedarse con su regalo. Entonces el cascanueces se transforma en príncipe. "El primer acto de la obra se ha acortado bastante, pero el segundo queda íntegro", aclaró Yebra. En el segundo acto Clara llega junto al príncipe a un nuevo mundo lleno de felicidad, y todos los presentes bailarán para ella. El cansancio se apodera de Clara y sin comprender muy bien lo que ha pasado, despierta de su sueño encontrando al cascanueces a su lado en un sueño que transformará su vida para siempre, completando una fábula que evocará al púbico la melancolía de la infancia perdida.

 

Igor Yebra vuelve a Bilbao con "El cascanueces". (Foto: Deia)